Simio meditando (ante una lata oxidada de aceite de oliva) | Mario Montalbetti | Editorial Cástor y Pólux | Recomendación y selección de poemas

mario montalbetti

Mario Monalbetti | Fotografía Revista Desastre

Soy un fan acérrimo de la poesía del poeta peruano Mario Montalbetti. Desde que leí Fin desierto he seguido sus pasos como he podido. Por lo mismo celebro esta edición chilena de Simio meditando (ante una lata oxidada de aceite de oliva), su último poemario, el cual fue anteriormente editado por la editorial mexicana Mangos de Hacha, el 2015. Este libro es un acierto de la  editorial Cástor y Pólux, inaugurada recientemente por la poeta Paula Ilabaca, pues es la primera vez que se publica en Chile algo de este extraordinario escritor. Por lo mismo, además de recomendar encarecidamente su lectura, me gustaría trazar -si es posible- algunas características generales de su obra y de este libro en particular.

Podríamos decir que toda su producción está marcada por la certeza de que es imposible asir al lenguaje, aunque este nos constituya como sujetos. Pero afirmar esto supone morderse la cola o los labios, pues en sus poemas la creencia de que las palabras puedan referir a una realidad exterior a sus propios márgenes se encuentra suspendida. En su lugar, los textos suelen exudar una suerte de misticismo negativo: la convicción de que el lenguaje solo nos permite acceder a más lenguaje. No existe un más allá que vislumbren las palabras, salvo su propia presencia en la página: el poema y sus infinitas posibilidades significantes. La poesía de Montalbetti no es fácil, sin embargo alucina la pulsión vital e intelectual puesta en juego en cada uno de sus textos.

simio-meditando

SIMIO MEDITANDO (ante una lata oxidada de aceite de oliva) | Mario Montalbetti | Editorial Cástor y Pólux | 2016

 

Simio meditando (ante una lata oxidada de aceite de oliva), a pesar de compartir estas características, se diferencia de otros libros de Montalbetti en algo que el mismo autor señaló durante su presentación: que en este texto por fin se habría sentido cómodo con la escritura. Este hecho -con el cual él mismo no se encontraba del todo de acuerdo- se ve plasmado en una tranquilidad en el uso del lenguaje. No encontraremos esa ansiedad por una experimentación formal, esos forcejeos con las palabras presentes en otros textos, sino un deslumbre por descubrir sus (sin)sentidos en el poema. Así, los cinco poemas largos que conforman esta publicación nos enseñan a sentir placer por las palabras y el lenguaje, en una suerte de juego zen de un hablante que se ríe, maravilla y extraña con el mundo sin dislocarse pues reconoce que su condición misma es la dislocación.

Les dejo una selección de estos poemas:

 

Arábica

2

Edith Meza, caturra amarillo, Satipo;

 

doble fermentación;

 

débil en los bordes

pero con peso en el centro

de la lengua, una gravedad inusual

 

no es la primera vez que ocurre

 

hay un punto de terror en el expreso

 

un punto que busco en alguno de los dos

sorbos con los que doy cuenta de la taza

-esta vez lo encuentro en el segundo;

 

un instante terroso

un instante terroso de atenta incomprensión

 

 

7

 

es posible pensar

cómo será el mundo después de la muerte

 

será una enorme explanada

 

Más bien,

no creo que es posible pensar

cómo es el mundo antes de la muerte

 

Apenas esto:

 

el ventilador

que visto sin anteojos

parece un enorme papagayo blanco

 

y

 

que visto con anteojos

es un enorme papagayo blanco

 

parece un enorme papagayo blanco

 

 

Sabogal

 

2

tomando los desvíos que llevan a la izquierda

de la autopista

 

más allá de la vieja iglesia de Chilca

 

detrás de los letreros de publicidad

 

como quien se aleja conscientemente

de las ciudades de playa

de las ciudades refugio

 

más allá de la vieja iglesia de Chilca

 

el tiempo puede ser un desierto

 

5

 

dulce madre de Dios

sabes que no le rezo a nadie

 

¿por qué me río entonces?

 

5a

 

porque lo que sigue

es un proverbio zen bamba

algo así como

 

si comes una papa a la huancaína

tú eres la huancaína

 

5b

 

el proverbio zen bamba

termina siendo el lema de la próxima

Conferencia Anual De Ejecutivos

 

y luego sigue la lista

de las prioridades ideológicas del sector

redactadas sobre la luna trasera

de una camioneta 4×4:

 

 free Tibet

una manzanita mordida

un chalán a caballo

un rosario

 

[el taxi con la cara de Lavoe

fue invitado a estacionarse fuera de vista]

 

Y-luego la ronda de redbulls

y el remate anual de obras de Arte

en la playa

 

un retrete de Sabogal recientemente

hallado en la bóveda secreta de un bufete de abogados

y fotografiado

por el bufón de moda

 

vendido: 30000

 

5c

 

y entonces sabes con certeza

que eres la huancaína

 

 

Vietnam

 

23

 

El cuerpo es un lugar.

El amor

es una postura que adoptamos

en ese lugar. Una arquitectura

 

El amor es la arquitectura de no entender.

 

El primer rostro que vemos

nos habla en una lengua

indescifrable. Nos pone en camino.

Dice que nos ama.

Dice que nos ama.

Y nosotros amamos de vuelta

 

sin entender. Ni ser entendidos.

Con la violencia de no entender.

 

No mil sino uno solo. Vietnam

 

Simio meditando (ante una lata oxidada de aceite de oliva) | Mario Montalbetti | Editorial Cástor y Pólux | 2016

Cristian Foerster

Cristian Foerster

Licenciado en letras hispánicas de la PUC. Ha sido parte de diversos talleres de escritura y poesía, en el que destaca el de Guadalupe Santa Cruz. El año 2010 fue becario la Fundación Pablo Neruda. Publica ruido blanco (Cuneta) el año 2013, con el que ganó los Juegos Florales Gabriela Mistral. Junto a Lucas Costa, dicta hace cinco años el taller de escritura poética Al pulso de la letra. Actualmente termina su tesis de Magíster en Teoría e Historia del Arte en la Universidad de Chile y trabaja en dos libros.
Cristian Foerster