DESASTRE RECOMIENDA | PERFUCH | por Matías Allende

Keity Moon y Los Realxs, Presentacion en PERFUCH. UV Estudios, 2016.

Keity Moon y Los Realxs, Presentación en PERFUCH. UV Estudios, 2016.

 

PERFUCH: mostra di arte performática, del 7 al 10 de diciembre en UV estudios (Buenos Aires), curada por los artistas Lolo y Lauti, fue lo suficientemente estimulante, interesante y todos esos adjetivos que movilizarían escribir un texto. Pero lo cierto es que eso no es más que conceptualización llana, vulgata pop de proyecto de teórico, que dice que las cosas son “interesantes”. Porque obvio que PERFUCH fue estimulante e interesante, porque cuatros días de performances lo son acá y donde sea, pero PERFUCH fue por sobre todo divertido.

Divertido como la mejor cena con tus amigos o como la más increíble fiesta en el antro de turno, y de hecho lo fue, todo junto, pero mejorado. Porque digamos que es diciembre, el mes más colapsado del año, todo estalla y en todas las ciudades capitales, de este lado de la cordillera y del otro, hay tantas actividades que abruman y dan ganas de quedarse en la casa; incluso trabajar otro cacho para ver -si por arte de magia-, el trabajo en futuro (el del deep verano) baja (advertencia: no ocurre). Sin embargo, algunos nos dejamos llevar por la ola.

 

 

 

Ahora, una advertencia, esto no refiere a comentarios cortoplacistas respecto a la contradicción entre lo divertido y su capacidad reflexiva y crítica, una supuesta contradicción común de la vulgata literaria cultural en Chile. Pues bueno, que sea divertido no es contradictorio a que sea -como ya decía- y que pereza volver a usar ese concepto: “interesante”. ¿Acaso no nos enseñaron que la bohemia parisina de principios de siglo no era un desmadre de absenta?¿la generación del ’10 en Chile, con eximios pintores como los hermanos Lobos, Lalo Paschín o Pedro Luna no eran habitúes de las chimbas y los arrabales santiaguinos donde terminaron de acabar con sus hígados?, y así, muchos más ejemplos, interminables ejemplos, de la potencia explosiva de la fiesta y el jolgorio en la creación.

Y bueno, como dicen Lolo y Lauti en su texto curadurial, diciembre estalla, y que también es lo que más nos gusta de diciembre, y como ellos bien señalan también me encantaría tener el giratiempo de Hermione, pero no lo tenía, así que no vi todo en PERFUCH (mal por mí). Hablaré por lo tanto, de lo que vi y que me encantó.

 

Rodri y Lenny, The human whisperer. UV Estudios, 2016. Creditos de Juan Renau

Rodri y Lenny, The human whisperer. UV Estudios, 2016. Creditos de Juan Renau.

 

Pude apreciar trabajos donde no sólo hubo performances, sino que también obras audiovisuales. De estas últimas, particularmente movilizadoras eran las de las BásicaTv, que presentaban una sinfonía de pedos perfectamente compuesta; un vídeo de Federico Cantini, lejos lo más trash que he visto en el último tiempo, donde una chica de siete años tatuó al artista unos dibujitos; y una de Florencia Vecino, donde realiza un found-footage de sus participaciones cuando pequeña en el programa de Reina Reech (reconozco que me costó entrar porque desconocía el contexto argentino de la época pero a la tercera vez que lo miraba, aprehendía de todo lo borde que puede ser la televisión infantil).El último audiovisual notable es de los mismos Lolo y Lauti grabado en Italia, donde crearon la mejor telenovela de dos amigas hechas de basura que he visto (video que también se pasó en “Super Amigas”, Sagrada Mercancía, Santiago 2016). Por otro lado, la performance de Emilio Biachic con su “solo de pies”, cantando tres canciones mientras los pies iluminados y dragueados se llevaban toda la atención, Cool for the summer de Demi Lovato con un agua sobre sí, fue lo más; y por otro lado, los límites del aguante corporal con el trabajo de Jair Toledo simulando ser un extra durante una hora, llegó a producir un involucramiento radical. Por otro lado, la intervención de Osías Yanov para el primer día, con un altar de paloma muerta, generaba un espacio oscuro y tenebroso, pero al mismo tiempo, delicadamente compuesto en sala. Cada jornada cerraba con un concierto donde se podía bailar para llenar la batería de pop al palo. Adoré la Kobra Kei y Keity Moon con su música llena de glitter, joyitas de plástico e inocencia adolescente.

 

Florencia Vecino, Reina en colores. UV Estudios, 2016

Florencia Vecino, Reina en colores. UV Estudios, 2016

 

Algo que supieron leer Lolo y Lauti es justamente que hay una energía que se mantiene, constante y acumulativa (debe haber alguna fórmula matemática para nombrar eso), deambulas, caminas, entras a una expo, te tomas unas tragos y después sales a tomar algunos más. La resaca se vuelve estructural y al otro día, en modo avión pero con la mejor de tus caras, al trabajo. Los muchachos decían “Te abrazás todos los días en distintos lugares con la misma gente, todos cada vez más demacrados y más contentos, subiendo, subiendo hasta que explota y se resetea la ciudad”; y vaya, es cierto. Ante esto chicas y chicos, en Santiago tenemos un mes más, porque tenemos el real último mes del año: Enero. Disfrutemos en verano, chau 2016 holu 2017.

 

Polera PERFUCH de Agustín Ceretti con la crew, 2016 Galería Sagrada Mercancía. Cortesía del Autor

Polera PERFUCH de Agustín Ceretti con la crew, 2016 Galería Sagrada Mercancía. Cortesía del Autor

 

 

Matias Allende Contador

Matias Allende Contador

(Santiago de Chile, 1990) es Licenciado en Artes con mención en Teoría e Historia del Arte de la Universidad de Chile. Ha desarrollado investigaciones en torno a arte y cultura contemporánea en el Cono Sur. Actualmente es investigador permanente del Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de Chile (MAC), además trabajó como asistente curadurial en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires (MNBA).
Matias Allende Contador