DESASTRE RECOMIENDA | “Balada del Señor Cuervo” de Greta Montero por Gloria Sepúlveda V.

 

El asesino con alas de ángel de los guetos sudamericanos: Balada del Señor Cuervo de Greta Montero

El segundo libro de la poeta Greta Montero (Overol, 2016) tiene como punto de partida una conexión con su primer libro Dummies (Inubicalistas, 2014), en donde la poeta explora la relación de dos hermanas en la última parte del poemario, a partir de un monólogo que presenta las asimetrías de las niñas que se convierten en mujeres separadas por las demandas del destino. En Balada, la poeta Greta Montero inicia el libro retomando el hilo lírico de su trabajo anterior para contextualizar las historias que se superponen, a partir de la exploración de obras literarias que encuentran su eco en la imaginación de dos hermanas que ingresan a la literatura y al cine a partir del “cable” y los libros que caen en sus manos.

Greta Montero da cuenta de su oficio escritural y demuestra ser una magnífica lectora que convierte dicha experiencia en poesía pura al conjugar las novelas Jane Eyre, de Charlote Brönte; Cumbres borrascosas, de Emily Brönte; y el Ancho mar de los sargazos, de Jean Rhys; con un discurso lírico que evidencia una memoria y, por ende, una vida ligada a la palabra y a la creación poética. En este libro advertimos el hilo sutil que conecta a dos niñas de Coronel de Chile con Brönte o el mar de Rhys, tan espectacular como el Pacífico, que se deja ver en los acantilados de Lota como también las alturas de Nahuelbuta en el poema “Misiones en el alto Bío -Bío”.

Balada de Greta Montero tiene una arista política muy inteligente que deja ver y revela el real estado de las cosas en Chile, en pleno siglo XXI. La poeta advierte, sin tapujos, el devenir transpolítico del país como una quebrantada presa del cuervo que hurga y arrasa con nuestra cultura ancestral y el medio ambiente. En el libro hay siete poemas que dan cuenta del horror que significa heredar la historia que nos precede: “Yo soy Cuervo en esta parte del mundo, el señor/de tres patas, el señor de la patria/de las oportunidades,/el don Ricardo Lagos/ Hezcobar de la República de los Estadistas”. La poesía es la opción de estetizar el mundo, pero al mismo tiempo es la palabra que denuncia nuestro ser arrojado en medio de la corrupción y las historias silenciadas que cubren Chile. El cuervo es la figura que representa el poder en su ejercicio pleno: Roosevelt, Truman, Lagos, el Estado, Silva Renard, expresan a este cuervo que engulle y que está al acecho para asestar sus zarpazos a lo que le plazca: “Yo soy el Señor Cuervo con plumas de alondra/ que habita los jardines/mentidos de Babilonia,/la serpiente alada que desde siempre/se alimentó de vosotras y la palabra Padre,/ la venenosa luz/ de cualquier parte del mundo que rebota/ en la etiqueta/de las letras/ que se desbaratan en el polvo, en la sensatez/y los excesos del simulacro,/bajo las nubes de fuego/y lluvia ácida que hoy anega mis ciudades”.

Balada… se escribe con otros libros y sus personajes están cruzados por la memoria de la poeta que se extiende, también, como otro correlato que abarca la apuesta por la mujer y su libertad, en una voz lírica que se hace cargo de la incursión de la globalización (las películas del cable repetidas) y que la poeta, con el asombro y la lucidez de su escritura, propone en este libro que se escribe con otros pero que genera diálogos intensos con la contingencia histórica, social y estética que significa ser humano en este siglo.

[Casa del Arte de la Universidad de Concepción, Chile. 25 de noviembre de 2016.]

 

Gloria Sepúlveda

Gloria Sepúlveda

Gloria Sepúlveda Villa (Concepción, 1985) Poeta e Investigadora.Profesora de Español por la UdeC. Sus poemas han sido publicados en antologías y revistas de literatura. Actualmente es estudiante de posgrado en la Universidad de Concepción. Sus líneas de investigación abarcan la narrativa de Daniel Belmar y Erich Rosenrauch. Además ha participado como mediadora de lectura en bibliotecas, charlas y sesiones de animación lectora.
Gloria Sepúlveda